Dr. Josep Mombiela
Dr. Josep Mombiela

NEUROLOGÍA FUNCIONAL

El sistema nervioso es un soporte estructural modelable.

Está diseñado para operar en red.

La red se organiza progresivamente en complejidad creciente siguiendo unos patrones de montaje. 

Patrones de montaje que pueden ser alterados por las circunstancias y la acción educativa de los educadores referenciales.

 

En el sistema nervioso de un bebé recién nacido mientras resuena con el nuevo medio, el programa de sobrevivencia supervisa, confirma, da lugar a respuestas preprogramadas para facilitar la incorporación al nuevo entorno y está preparado para reaccionar ante un cambio o novedad no prevista y activar la alerta.  

 

Son programas funcionales desarrollados a lo largo de millones  de años para facilitar la continuidad y presencia del ser humano en el Planeta Tierra. Es el programa de sobrevivencia. Sin él no tendríamos tiempo para poder aprender a vivir.

 

Aprender a vivir en el Planeta Azul.

La pareja, el educador y el medio, en diferentes proporciones darán dirección y sentido a este genial proceso de desarrollo en red hacia la complejidad unificada a través de la presencia, el vínculo, al compartir vivencias e interactuar, a través de los coloquios multisensoriales, el día a día, el idioma , la cultura, las normas, las pautas, los criterios, los valores, el ejemplo, los hechos,…

Este programa que no existía se va construyendo a través de la relación que se desarrolla en el núcleo familiar. Es el programa “aprender a vivir”. Aprender a vivir a imagen y semejanza…mientras la relación con el medio proporciona unos toques de alerta que siembran en el programa que se está desarrollando unos impactos de base emocional que transfiere al programa en desarrollo que hay más vida fuera del hogar mientras se siente contenido en brazos de mamá y de papá.

 

La neurología funcional tiene como finalidad acompañar, sugerir, prevenir, reconducir, facilitar recursos, resaltar los patrones de acción educativa más eficaces en función de las circunstancias, tiene en cuenta la historia vital del individuo y su repercusión sobre el desarrollo funcional,…y tiene como objetivo principal colaborar con los educadores en la sincronización entre los planos físico, emocional, mental y trascendente del proyecto vital en desarrollo.

 

No hay prisa. El proyecto es a 21 años mínimo, 3 años para disponer de una red multi tridimensional que facilite el que el YO emerja al exterior, tres años más para ejercitar el uso de esta complejidad funcional, asentar y vivirse desde el YO y descubrir el TÚ. Tres años más para vivir la relación YO-TÚ, TÚ-YO e iniciar la adaptación a la incorporación del ÉL. Tres años más y su sistema percibirá y procesará desde el NOSOTROS y desde la influencia de las hormonas. Los siguientes tres años se afianzará el NOSOTROS y el inicio de la relación con el VOSOTROS, seguirá hormonado pero su sistema nervioso habrá aprendido a manejarse con mayor soltura. A los 18 años podrá disponer de un YO que podrá dar la bienvenida al ELLOS sabiéndose adaptar a los cambios que se producen a todos los niveles. Tres años más de prácticas y desde el YO a los 21 años podrá vivirse como un YO que en función de las circunstancias y de las necesidades vivirá desde el YO, sabrá vivirse desde el TÚ, podrá representar el papel del ÉL. Asumirá las leyes del grupo sin perder su percepción desde el YO, tanto si forma parte del NOSOTROS, del VOSOTROS o del ELLOS y sabrá moverse con soltura mientras continúa su aprendizaje de VIDA.

 

Tenemos en cuenta:


La historia vital

Siempre que se vive una situación o vivencia no prevista por el programa de sobrevivencia se activa un estado de alerta.


Los estados de alerta

Los estados de alerta que superan o desbordan los mecanismos de adaptación (programa de sobrevivencia) dando lugar a la aparición de conductas reactivas que se expresan de forma diferente.


El desarrollo senso-psicomotriz-emocional

Se han de respetar las etapas y fases del desarrollo neurofuncional. Hay que diferenciar “estimular” de “activar”.


La neurodiversidad

Además de tener presente los terrenos y tendencias heredadas entrelazados en el nuevo ADN, hay que tener presente que la evolución se realiza en base a la complementación funcional.

La pareja tiene la gran oportunidad de complementarse y evolucionar.

Los dos hemisferios cerebrales deben de ser ayudados a unificarse funcionalmente desde la complementariedad y la relación reversible.


Dos hijos, dos formas diferentes de percibir, procesar y elaborar respuestas motoras globales y discriminadas.

En un sistema nervioso predominará el procesador en paralelo sobre el procesador lineal y en el otro el procesador lineal sobre el procesador en paralelo. El orden de llegada al Planeta no es determinante en la tendencia reactiva cerebral.


La variable madurativa y la incorporación de las mecánicas de los aprendizajes.

Hay que estar muy atentos al efecto suma de vivencias potencialmente desestabilizantes. Ejemplo: embarazo en alerta, parto complicado, prematuridad, ingresado por…nacido en diciembre o nacido en el cuarto trimestre con  predominio reactivo en paralelo (variable temporal relativa que predomina sobre la variable temporal lineal), más tendencias genéticas, errores de organización funcional psicomotriz…


Activación del sistema nervioso

Hay que procurar adecuar la demanda a la madurez y operatividad del sistema nervioso a nivel central, a nivel cortical y a nivel periférico.


Disfunciones sensoriales

El desorden o disfunción de los mecanismos químico-eléctricos-magnéticos que favorecen la unificación funcional afectará el montaje funcional de los programas de los periféricos y su relación y a su vez los periféricos disfuncionados condicionarán la operatividad a nivel central  creándose un bucle que se retroalimenta y que hay que procurar que condicione lo mínimo el proyecto personal.


La acción educativa del cada día basada en el amor, el respeto, el ejemplo, la toma de decisiones, la educación de los hábitos, la contención, la protección, las vivencias compartidas, los tiempos personalizados  ES FUNDAMENTAL.

 

La Torreta 2, baixos 1ª
08402 Granollers

Barcelona

 

Tel. 93 860 04 72

Atención telefónica

de lunes a viernes

por las mañanas